ENERGIZANTE- INFORMACIÓN MÉDICA

INFORMACION_MEDICA.png



  • Ácido glutámico

 

Importante para el mantenimiento y crecimiento celular.

Es uno de los 20 aminoácidos que forman parte de las proteínas. Es un precursor del metabolismo anabólico en el músculo mientras que regula el equilibrio ácido/básico en los riñones.

Las células de la mucosa intestinal lo necesitan para su adecuado funcionamiento.

Es fuente de energía para las células del sistema inmune.

Actúa como precursor para la síntesis de moléculas con alto potencial antioxidante (por ejemplo glutatión).

Indicado en problemas de concentración, memoria de corto plazo, y rendimiento mental.

 


  • Panax ginseng (Extracto seco de la raíz de ginseng)

 Efecto anti-fatiga frente a esfuerzos físicos o mentales, mejora las capacidades mentales y físicas.

Aumenta la resistencia al estrés físico, químico y psicológico.

Mejora los reflejos y la actividad psicomotora, la memoria, la atención, el procesamiento de información  y el aprendizaje .

Mejora la circulación y específicamente el flujo sanguíneo cerebral.

Incrementa la capacidad de trabajo, mejorando la utilización del oxígeno.

Protege contra sustancias químicas tóxicas, incluyendo el alcohol, y acelera su eliminación

Disminuye la presencia de radicales libres (efecto antioxidante)

Es útil en el tratamiento de neurosis y tendencias psicológicas depresivas.

Estimula el sistema inmune.

Contribuye a inhibir la proliferación de células cancerígenas.

Incrementa la producción de proteínas.

Ejerce un efecto positivo sobre la potencia sexual masculina.

Contrarresta muchos problemas relacionados con el envejecimiento.

Es indicado en casos de debilidad, agotamiento, cansancio y falta de concentración, así como durante la convalecencia.

 

  • Vitamina B1 (Tiamina), B6 (Piridoxina), B12 (Cianocobalamina)

Una deficiencia de las vitaminas del complejo B puede manifestarse en pérdida de apetito, debilidad, cansancio, depresión, pérdida de peso, problemas de concentración, irritabilidad, insomnio, anemia, neuropatías, debilidad muscular, calambres,  problemas de circulación y cardíacos, problemas de la piel y de las mucosas.

Factores de riesgo de una deficiencia de las vitaminas del complejo B:

- Edad avanzada, embarazo, lactancia, crecimiento, fiebre, estrés, trabajo pesado, deportes extremos

- Abuso de alcohol, consumo de tabaco, alimentación desequilibrada, consumo elevado de café, dietas vegetarianas

- Enfermedades renales y del hígado, calentura / fiebre, gastritis, hipertiroidismo, cáncer, VIH/SIDA, diabetes, infestación parasitaria

- Tratamientos medicamentosos como por ejemplo:  antiácidos,  bloqueadores de H2 (ej. cimetidina, ranitidina), inhibidores de la bomba protónica (ej. lansoprazole, omeprazole), algunos antibióticos, laxantes, contraceptivos orales, anticonvulsionantes, antidepresivos tricíclicos, quimioterapia del cáncer, diuréticos, clofibrato, metformina

 

  • Lecitina de soya

La lecitina de soya constituye una fuente excelente de colina, la cual es indispensable para cada célula viva en el cuerpo y que es uno de los componentes principales de las membranas celulares. Colina obtenida de los alimentos no solamente es importante para la síntesis de fosfolípidos en las membranas celulares, sino también es necesaria para el metabolismo de metilo, la neurotransmisión colinérgica, comunicación a través de las membranas, así como el transporte y metabolismo de lípidos y colesterol.



Suscríbete a nuestro boletín