FEMOSÁN - INFORMACIÓN MÉDICA

INFORMACION_MEDICA.png

Vitex agnus-castus (fruto de agnocasto, chaste tree):
El extracto de Agnocasto presenta una acción dopaminérgica y reduce los niveles de prolactina patológicamente elevados por medio de la inhibición de la secreción de la misma a nivel de hipófisis. Los principios activos (diterpenos) ejercen una acción agonística de la dopamina, ligándose a los receptores D2.
Los trastornos menstruales y la galactorrea (secreción de leche materna que no se asocia a la lactancia) son los síntomas más importantes para sospechar una hiperprolactinemia desde el punto de vista clínico. También la cefalea es otro síntoma común, caracterizado por dolores de cabeza penetrantes. Otros síntomas para sospechar de hiperprolactinemia son los abortos recurrentes antes de las 12 semanas de gestación, y la disminución de la libido o frigidez.
El Agnocasto da muy buenos resultados en el síndrome premenstrual, (con dolores premenstruales de las mamas, dolores abdominales, edemas, irritabilidad, nerviosidad y estados de ánimo deprimidos), causado por niveles elevados de prolactina.
También actúa de manera favorable sobre trastornos menstruales por insuficiencia primaria o secundaria de cuerpo lúteo.  Agnocasto está indicado en alteraciones de la frecuencia, del tiempo y de la fuerza de sangrado de la menstruación. También puede ser muy útil en sangrados intercíclicos, provocados por desequilibrio hormonal.
 Mediante una normalización del nivel de progesterona y de las fases del ciclo menstrual, el Agnocasto influye positivamente en alteraciones de la fertilidad provocadas por insuficiencia del cuerpo lúteo. Un respectivo estudio mostró un 86.7% de éxito después de un tratamiento de por lo menos tres ciclos.
Por su efecto sobre la secreción de prolactina puede usarse también al querer terminar activamente la lactancia, evitando la acumulación de leche no utilizada en las mamas que puede ocasionar inflamación, dolor e incomodidad.
 Cimicifuga racemosa (raíz de cimicífuga, black cohosh)
 Los hallazgos endocrinológicos característicos de la mujer menopausica son la disminución tónica de los estrógenos aunado a  la elevación de las gonadotropinas hipofisiarias FSH y LH, hechos que señalan la insuficiencia ovárica.
La actividad beneficiosa de Cimicifuga en los trastornos climatéricos es debida a la actuación conjunta de sustancias dopaminérgicas por una parte y sustancias estrogénicas por otra, tales como la formononetina, fitoestrógeno de bajo perfil, pero que en el organismo puede ser transformado en equol, de una mayor potencia como fitoestrógeno.
Los extractos de C .racemosa ocasionan una disminución de los niveles de LH (hormona luteinizante), la cual puede encontrarse implicada en la aparición de la reacción vasomotora (bochornos, sofocos) acompañada de taquicardia.
Por otra parte, el sistema dopaminérgico parece estar implicado en los mecanismos que causan la reacción vasomotora en mujeres menopáusicas. La Cimicifuga actúa sobre los receptores dopaminérgicos D2 , dando lugar a una disminución de temperatura corporal, prolongación del sueño inducido por ketamina y reducción del número y la intensidad de bochornos.
La administración del extracto de Cimicifuga favorece la expresión del gen ILGF (marcador de la actividad de los osteoblastos, células responsables de la formación del hueso) y reduce la del gen de la fosfatasa ácido tartrato resistente (TRAP), enzima marcador de la actividad de los osteoclastos (células responsables del proceso de resorción ósea). Estas acciones son beneficiosas para la estructura trabecular del hueso. Por otra parte, se observó un incremento significativo de las tasas séricas de fosfatasa alcalina, indicador de la actividad osteoblástica, lo cual es favorable para contrarrestar el proceso osteoporótico.
 También disminuye los niveles séricos de la enzima leptina, acompañada del descenso en los depósitos de grasa.
 Sobre la vejiga urinaria, la Cimicifuga da lugar a un incremento de la actividad del músculo detrusor, acompañada de incremento de actividad en el esfínter vesical, importante para prevenir la incontinencia urinaria.
 En ensayos clínicos con extractos de Cimicifuga, se ha evidenciado una mejoría general de la sintomatología medida en la MRS (Menopause Rating Scale), sobre todo en lo que se refiere al factor bochornos, y a los relativos a nervisosmo, irritabilidad, etc. Igualmente se constató una mejoría en cuanto a desórdenes sexuales, sequedad vaginal y síntomas musculares y articulares.
Passiflora incarnata (hojas, tallos y flores de pasiflora, pasionaria)

FEMOSÁN también considera el componente psíquico en los problemas menstruales y  menopáusicos, complementando la combinación de plantas con el extracto de Passiflora como tranquilizante, relajante muscular y ansiolítico. Los extractos de esta planta actúan sobre los receptores GABA-A, aumentando su sensibilidad y por otro lado inhibiendo el sistema enzimático responsable del catabolismo central del GABA.
El sistema hormonal está íntimamente relacionado con el sistema nervioso. Se ha comprobado que problemas emocionales y anímicos, el estrés, alteraciones nerviosas, ansiedad, e insuficientes horas de descanso por las noches, pueden aseverar las molestias y dolores menstruales, así como provocar irregularidades en frecuencia e intensidad del sangrado menstrual.  Así mismo, tanto el síndrome premenstrual, como la menstruación en sí y el período del climaterio (menopausia) pueden ser causantes de trastornos nerviosos y anímicos, así como de insomnio.
La pasiflora ayuda a conseguir un equilibrio nervioso que va en sintonía con el equilibrio hormonal que logran el agnocasto y la cimicífuga.


Suscríbete a nuestro boletín