LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL – UN ENEMIGO SILENCIOSOhipertencion_2.jpg
 ¿Cuándo se ha tomado la presión arterial por última vez? En la mayoría de los casos, la presión alta NO PRESENTA SÍNTOMAS IMPORTANTES! ¡No se confíe en que a Usted no le puede suceder! En algunos casos, la hipertensión causa mareo, dolor de cabeza, fatiga, hemorragias nasales y probable sonrojo facial. Si Usted presenta alguno de estos síntomas – ¡más razón para chequearse la presión arterial!

Para medir la presión arterial, se revisan dos valores: el primero es de la presión sistólica, el segundo (y más importante) el de la diastólica. El valor de 120/80 se considera el mejor, aunque no hay una sola lectura de presión que sea normal para todas las personas. Por lo general, la edad, el sexo y el estado de salud determinan qué es lo normal para cada quién. Niños y embarazadas tienen valores normales que difieren de los anteriormente mencionados.

Una sóla lectura puede dar lugar a equivocaciones, ya que puede encontrarse en un estado de agitación física o emocional. Es requerido un tiempo de descanso antes de tomarse la presión. Para conocer sus valores de una forma confiable, tómese la presión varias veces, en días y horas diferentes. Si permanecen por encima de los niveles normales, puede considerarse hipertensión crónica la cual puede afectarle al corazón, los riñones, los ojos y las arterias.

¡El control de la hipertensión crónica requiere de la supervisión médica!

Lea abajo unos consejos para evitar o reducir la hipertensión.

CONSEJOS PARA EVITAR O REDUCIR LA HIPERTENSIÓN

Controle su alimentación:

ALIMENTACION.jpg

El sobrepeso es el factor de riesgo más importante para adquirir o aseverar la hipertensión. Utilice medidas como una dieta balanceada y ejercicios físicos para controlar su peso.

Ya debe de saber que el alcohol en exceso, el café, té negro y la coca cola (y las otras „colas") así como el hábito de fumar afectan negativamente a la presión arterial. Hay que evitarlos.


Utilice grasas insaturadas (aceites vegetales) en lugar de grasas saturadas (de origen animal). Disminuya el consumo de carne.

Investigaciones respaldan el uso tradicional del ajo y la cebolla en el tratamiento de la hipertensión. Consúmalos en las comidas, la cocción no afecta su valor terapéutico!

Los guineos y plátanos son ricos en potasio, mineral que tiende a equilibrar la presión arterial. Inclúyalos en su dieta, consuma por lo menos dos diarios.


El magnesio: es otro mineral importante que ayuda a que las paredes arteriales se puedan dilatar (relajar) y así reduce la resistencia al flujo sanguíneo. La carencia de magnesio puede provocar que las paredes arteriales sufran espasmos y el latido cardiaco sea irregular. Alimentos ricos en magnesio son los granos enteros como por ejemplo el arroz y el trigo (pan) integral; el maíz (prefiera las tortillas hechas con masa a las de harina precocida tipo maseca); la soya; los vegetales de color verde oscuro.


Limite el consumo de sal: A pesar de que no es clara la relación entre causa y efecto, se sabe que la sensibilidad a la sal puede provocar que aumente la presión arterial. Trate de reducir el uso de sal en su cocina y elimine el salero de su mesa. Cuidado con los alimentos empacados o procesados, así como con las golosinas saladas y comidas rápidas, debido a que éstos generalmente contienen un exceso de sal.

En algunas personas, el alto consumo de azúcar puede aumentar la presión arterial. Es probable que ocasione la retención de sodio.


Manténgase en buena condición:


No se trata de que se haga un deportista olímpico, el caminar al aire libre o andar en bicicleta durante 45 minutos 5 veces por semana es muy eficaz. Los ejercicios aeróbicos son muy útiles para prevenir la hipertensión.

Manténgase_en_buena_condición.jpg


-Evite la tensión por estrés:


Esto quizás sea lo más difícil de controlar. ¿Quién no maneja estrés en su vida diaria? Sin embargo, haga lo posible para evitarlo, trate de enfrentar los desafíos con más tranquilidad. Yoga, meditación, masajes y ejercicios relajantes ayudan mucho para lograr esto.

El ruido es también una forma de estrés – disfrute la tranquilidad del silencio, el constante „consumo" de música con alto volumen produce estrés en su cuerpo.

¿Y a qué volumen mantiene a su televisor?

hipertension_ESTRES.jpg

Subscribirse a nuestro boletín electrónico Plantago

* Campos obligatorios