PIE DIABETICO

Las complicaciones de la diabetes pueden llegar a ser muchas, pero cuidado con aquellas que podemos evitar, es fácil. Aquí ofrecemos algunos consejos para evitar el pie diabeto. Si su movilidad no le permite realizar un adecuado cuidado de sus pies, es recomendable que otra persona lo haga por usted.  


PIE_DIABETICO.jpgPIEL_SUAVE.jpgverificando_pies.jpgPIE_AMPOLLA.jpg


Como consecuencia del mal control de la diabetes, se produce una disminución en la circulación de las piernas (vasculopatía) y una afectación de los nervios de las piernas y de los pies (neuropatía), a esto es lo que llamamos pie diabético. A raíz de la neuropatía, el diabético no siente dolor, y muchas no se da cuenta de una herida, una llaga o una ampolla. La consecuencia puede ser una seria infección o ulcera que en casos graves puede requerir de una amputación.

 

¿Qué hacer en caso de presentarse esta complicación?

      Se deben mantener los pies limpios, lavándolos a diario con agua tibia y jabón. El secado debe ser minucioso, eliminando toda la humedad posible.

      No deben utilizarse calcetines sintéticos y con costuras gruesas, ni ligas o fajas que   compriman y comprometan la circulación. Lo más adecuado es utilizar calcetines de fibras naturales (algodón, hilo o lana).

      Es necesario utilizar zapatos cómodos y amplios, donde cada dedo tenga espacio con holgura; que no tengan tacón ni sean más estrechos de la parte delantera. 

      No andar nunca descalzo, siempre se deberá usar calzado cómodo según el caso y revisarlos antes de ponerlos, que no haya ningún objeto dentro.

      Respecto a las heridas y curas, es preciso que sean evaluadas por el médico, quien deberá indicar el tipo de cuidados que hay que realizar sobre la misma. 


limpi.jpgza.jpgducha.gif

Suscríbete a nuestro boletín