¿Qué tienen que ver los calcetines con la garganta?


¿CÓMO FUNCIONAN NUESTRAS DEFENSAS?


 
 

images_(2).jpg

Las defensas del organismo, también llamadas Sistema Inmune, Inmunológico o Inmunitario, son un conjunto muy complejo de barreras, células, sustancias y mecanismos que nos sirven para evitar la entrada de partículas y microorganismos al cuerpo, y para desactivar y eliminarlos cuando logran entrar. El estado del Sistema Inmune depende de muchos factores entre los cuales se encuentran el estado general de salud de la persona, el estado anímico, la alimentación y los hábitos



INMUNIDAD:

El Sistema Inmune se clasifica en las defensas inespecíficas (innatas) y las defensas específicas (adquiridas a través de un contacto con células extrañas).

En este artículo nos referimos a las defensas inespecíficas, es decir, a las barreras y mecanismos a nivel general – sin distinción del tipo de invasor. Para que esta parte de las defensas funcione adecuadamente, podemos contribuir mucho, y aparte de explicar de cómo funcionan, damos sugerencias y recomendaciones para mantenerlas en buen estado.



     -  Piel  (barrera principal): Aparte de ser una barrera física, la piel está poblada de una gran cantidad de bacterias (también llamada biota, anteriormente conocida como flora bacteriana) que no nos causan ningún daño cuando la piel está intacta. Al mismo tiempo el hecho que la piel esté prácticamente cubierta de estas bacterias inofensivas le hace difícil a una bacteria ajena (posiblemente dañina) establecer su colonia en este lugar. Cuando afectamos a la biota normal y favorable de la piel, usando en forma excesiva jabones, específicamente antisépticos, le hacemos más fácil a una bacteria dañina encontrar un lugar en nuestra piel para reproducirse.


-  Mucosa: Las mucosas cubren los orificios del cuerpo que no están protegidos por la piel. Se encuentran en las vías respiratorias, en el tubo digestivo, en las vías urinarias, la vagina, etc. Son estructuras húmedas que cubren las paredes de estas partes del cuerpo, y en su superficie (en las secreciones) se encuentran componentes del Sistema Inmune que nos defienden de los invasores. Es importante su grado de acidez o alcalinidad específico del lugar, para mantener en un equilibrio el crecimiento de los microorganismos que también ahí forman parte de la población normal. Por ejemplo, la levadura Candida albicans es parte de la biota vaginal. Por uso exagerado de jabones y por el consumo excesivo de azúcar cambia el pH (la acidez) vaginal, y así se mejora el ambiente para este microorganismo y se reproduce con mayor facilidad, creando un desequilibrio y produciendo una infección con los síntomas de la inflamación (vulvovaginitis).


-  Fagocitosis

Fagocitosis es la acción de ciertos glóbulos blancos de ingerir y digerir a microorganismos. Esto es parecido al famoso juego electrónico “pacman” en el que una carita amarilla se come los puntitos.  Para provocar esta acción nuestro Sistema Inmune cuenta con sustancias mensajeras. Los globulos blancos involucrados (llamados fagocitos) se denominan monocitos y neutrófilos (que se encuentran en la sangre) y macrófagos (en los tejidos). El producto de una destrucción masiva de microorganismos por los fagocitos lo podemos observar en el pus.

Aquí haremos referencia a algunos sistemas importantes y su forma de defensa:


Tubo digestivo

-  Jugo gástrico: El jugo gástrico por su gran acidez y por la presencia de enzimas desactiva a la mayor parte de microorganismos que entran por la boca. 


-  Mucosas: Ya mencionamos que las secreciones de las mucosas contienen componentes del Sistema Inmune, que atacan a los invasores.


-  Biota (flora bacteriana normal): La más conocida y más abundante es la biota intestinal, pero en todo el tubo digestivo (incluyendo el estómago a pesar de su gran acidez) hay presencia de bacterias que en su estado de equilibrio ayudan a protegernos por competencia de bacterias invasoras.


-  Vómito, Diarrea: Aunque desagradables, el vómito y la diarrea son mecanismos eficaces para eliminar en forma drástica microorganismos que han entrado por la boca a través de alimentos o bebidas contaminados. Si realmente se trata de una intoxicación alimenticia, no es recomendable inhibir estas reacciones, en cambio, es importante y necesario sustituir el agua y los minerales que se pierden, lo que se hace mediante los sueros orales (y en casos graves sueros intravenosos). Un suero oral natural es el agua de coco, un líquido rico en minerales y azúcares. Ojo: el vómito y la diarrea pueden ser causado por otros problemas, en los cuales podrá ser necesario un tratamiento diferente.


Vías respiratorias

-  Mucosa: La mucosa de las vías respiratorias está cubierta por flema, en la cual por su viscosidad quedan adheridos (pegados) los microorganismos y las partículas (polvo). La mucosa cuenta en su superficie con cilios (que se parecen a vellos) que por su movimiento transportan la flema hacia la boca, en la cual se mezcla con la saliva que después de tragar llega al estómago. En el ambiente ácido del estómago  los microorganismos se desactivan y se destruyen.

Cuando la cantidad de microbios en las vías respiratorias aumenta por causa de una infección, se produce más flema, lo que se manifiesta en los síntomas típicos de un resfriado. Los estornudos y la tos son mecanismos de una expulsión acelerada de la flema contaminada. Una vez más: lo desagradable es necesario, y suprimir el proceso no es conveniente porque estamos afectando a nuestras propias defensas!   En un resfriado es mejor tomar abundante agua y jugo de limón (sin diluir y sin agregar azúcar) como fuente natural de vitamina C, también se puede reforzar con miel de abejas y ajo. Para hacer más fácil el proceso de toser, se recomienda tomar abundante agua (o té que se puede endulzar con miel de abejas) para lograr una menor viscosidad de la flema que de esta forma es más fácil de expulsar. También pueden usarse expectorantes naturales como el bálsamo o el eucalipto para facilitar la tos.


Inflamación

- Los síntomas de una inflamación son: Calor – Rubor (color rojo)– Dolor / Picazón – Edema (hinchamiento)

-  Todos estos síntomas son producidos por el aumento del flujo sanguíneo local. Con la entrada de microorganismos se liberan sustancias mensajeras que provocan que más sangre llegue al lugar de la infección. Y la sangre lleva los componentes del Sistema Inmunológico en defensa de nuestro cuerpo, así que a mayor cantidad de sangre que pase por el lugar, mayor defensa. 

-  Claro que también hay inflamaciones “equivocadas”, como por ejemplo las inflamaciones de las articulaciones, que muchas veces son consecuencia de una enfermedad autoinmune, en la cual el cuerpo rechaza y destruye tejido propio.


Fiebre

                El aumento de la temperatura corporal contribuye a un buen funcionamiento de nuestras defensas. Además de hacer más incómodo el ambiente para muchos invasores, a mayor temperatura hay mayor movimiento de las células involucradas en el Sistema Inmune.

Cuando la temperatura corporal se disminuye (porque nos mojamos o no nos abrigamos bien), los procesos de defensa se vuelven menos eficientes, permitiendo que los microorganismos puedan entrar al cuerpo, generalmente por las vías respiratorias, y provocando un resfriado (por eso el nombre “resfriado”). Existe una relación entre la temperatura de los pies y la temperatura de la garganta, por tanto es importante que nos preocupemos por usar calcetines cuando las temperaturas ambientales disminuyen.

En cambio,  la fiebre moderada es un mecanismo para acelerar la respuesta inmunológica en caso de una infección, y por tanto algo positivo. No es recomendable suprimirla con medicamentos, a menos que se eleve a más de los 39 grados Celsius. Se hace necesario un control constante de la temperatura corporal para poder actuar de la forma adecuada. En los niños pequeños, las temperaturas tienden a subir repentinamente, y las temperaturas altas en ellos conllevan riesgos particulares como el de una convulsión, haciendo más importante aún el monitoreo de la temperatura corporal. Un termómetro forma parte obligatoria del botiquín casero, y gracias a la tecnología contamos hoy con termómetros digitales que permiten un control más fácil de la temperatura, además no hay peligro de que se quiebren.


Subscribirse a nuestro boletín electrónico Plantago

* Campos obligatorios