HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA: UNA DESCRIPCIÓN CON HUMOR


UNA DESCRIPCIÓN RELATADA POR UN MEDICO SALVADOREÑO CON SENTIDO DEL HUMOR. 

Recibimos este texto por correo electrónico, lastimosamente no se reveló al autor. A pesar del humor algo pesado que presenta, consideramos que es una descripción bastante ilustrativa de los síntomas y los exámenes de la HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA.

La Próstata: Imagínense la vejiga como si fuera un embudo, abajo en el pico hay una estructura en forma de nuez (la próstata) que la abraza y que cumple varias funciones, las más importantes son las hormonales y la elaboración de un fluido que se expulsa en el momento de la eyaculación (antes también) y que sirve para nutrir y facilitar la movilidad de los espermatozoides. Con el tiempo va creciendo (esto es normal) y su tejido se va envejeciendo y poniendo fibroso (como todo nuestro cuerpo). Sin embargo por su ubicación, su crecimiento va obstruyendo el drenaje de la orina en forma progresiva, y eso ya no es normal. Una precisión clara es que el tamaño de la próstata no tiene nada que ver con los síntomas, próstatas medianas o grandes pueden ser asintomáticas, y viceversa. Vale decir si en una ecografía de control te encuentran la próstata grande y no tienes síntomas, el urólogo que te diga que te tienen que operar, seguro que le debe pisto a las once mil vírgenes y necesita "rebuscarse" a como dé lugar. No está demás repetir el viejo axioma de la medicina: "los médicos no tratamos papeles (análisis), ni radiografías, sino pacientes", esto significa que tiene que haber una congruencia entre los síntomas (lo que refiere el paciente), los signos (lo que encuentra el médico en el examen clínico) y los análisis.

Los síntomas más importantes son:


1. nicturia (te levantas por la noche a achicar la bomba 2 o más veces); terminas de orinar y sientes que todavía falta algo y no sale;

2. has comenzado a comprar ropa interior de color negro porque tus calzoncillos blancos quedan manchados de amarillo sin que te des cuenta;

3. cuando orinas, en lugar de que el chorro caiga en el urinario te mojas los zapatos (ya no hay fuerza); si vives en Soyapango y te vas al centro de S.S tenés que llevar un envase para orinar a medio camino porque no llegás;

4. te echás una polarizada y después de un rato de tanto que pujas para orinar te salen hemorroides;

5. cuando vas a una recepción escogés la mesa que está más cerca del baño; te levantas a cada rato anunciando que te han llamado por el celular que está con modo "vibrar" para pasar, cuando lo que te está vibrando es la vejiga; etc. Lo curioso es que el trompo no se afecta en su función, o sea que en asunto del chaca-chaca estás normal nomás. Los signos más importantes para el urólogo son: verte mear cagándose de risa porque no llenas ni la mitad del tarrito de leche Gloria que te dio; después de orinar tienes que usar un pañuelo pero no para secarte el pájaro sino las lágrimas que te salieron con el esfuerzo; la ecografía muestra que en lugar de nuez tienes una pepa de palta; tu PSA (Antígeno Prostático Específico en sangre) está más o menos normal, pero si está muy alto te jodiste porque doble contra sencillo que tienes un cangrejo (cáncer); y finalmente el dedo (no el tuyo sino el del urólogo) que te examina el chico (ojete), el dedo es el terror de los hombres, miles (no es broma) no se hacen el examen por temor.

Ahora bien, por temor ¿a qué?, ¿a que te duela, a que te violen, a que te pasen al otro lado"? En mis años de estudiante me fui de practicante al Hospital Rosales quería aprender a poner inyecciones. La enfermera benemérita que me iba a enseñar - antes de retirarse a regar el jardín luego de un vergo de años de trabajo - me dijo: ¡ hijito a poner inyecciones se aprende poniéndolas, en mi turno hay un promedio de 200, así que vamos mete y mete, no discutás y comienza de una vez que hay 5 culos esperando en la camilla !

6. Agradezco las nalgas que sufrieron en un principio por mi inexperiencia, pero a lo que iba es que he visto llorar y arrodillarse de miedo (es cierto, no estoy imaginando) a hombrotes la PNC ante la imagen de la jeringa y la aguja. ¡Doctorcito mándeme de operativo a Soyapango o a Lourdes, Colon, y juro que no le corro ni a las balas ni a los mareros, pero la intrasmuscular, noooo...! Por eso digo no se chupen, bájense el pantalón, tomen aire y dejen que los examinen. Hay 2 tipos de patología claramente diferenciada en la próstata: la Hiperplasia Benigna (adenoma benigno) y el Cangrejo. Uno no conduce al otro, así de simple; la gran mayoría de los diagnósticos (felizmente) son benignos, pero hay que saber que a veces el cáncer se solapea y da menos síntomas. Conclusión:

Después de los 50 años hay que medirse el aceite una vez al año para estar tranquilos.
Para ello los urólogos usan una de 3 poses (si te quieren hacer las 3, cuidado te pueden estar violando):

A) 20 uñas (también conocida como pollito tomando agua, o Claudia Schiffer arreglando la alfombra);

B) De ladito y

C) Pollito a la Brasa que es más o menos la llamada posición ginecológica con que examinan a las viejas. Ahora bien, es normal que te duela un poco cuando te meten el dedo, porque con el susto "el chico " entra en pánico y se cierra como mano de trapecista, una vez adentro el urólogo gira el dedo (usualmente es el índice, si te mete el pulgar es un mañoso) para ubicar la próstata y examinarla, presionándola; aquí es normal si te incomoda, malo si te duele (próstata grande o inflamada), y pésimo si te gusta porque eso indica que eres rosquete (declarado o lo que es peor, en potencia). Toda esta operación no dura más de 30 segundos. Los resultados los puedes ir intuyendo por la cara del médico: si está indiferente pasas pensativo, si está preocupado prepárate para la sala de operaciones, si se sonríe es que tienes la paloma pequeña, y si tiene ojos libidinosos te jodiste porque el rosquete es él y se ha enamorado de vos. Así que mi recomendación es que dejen sus temores a un lado e incluyan dentro de los exámenes habituales que debemos hacer a nuestra edad colesterol, electrocardiograma, etc.), el de la próstata.

LA HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA: INFORMACIÓN MÉDICA Y TRATAMIENTO CON PLANTAS

 

HIPERTROFIA BENIGNA DE PRÓSTATA
Dr. Jorge R. Alonso
Presidente de la Asociación Argentina de Fitomedicina

Definición
La HBP se define como el aumento de tamaño de la glándula prostática que determina una obstrucción al flujo urinario, originando una serie de síntomas característicos en el tracto urinario inferior.
Prevalencia
Es el tumor benigno más frecuente en el varón mayor de 50 años. Su prevalencia es del 8 % en la 4ª década de la vida, asciende al 50% en la 6ª década y casi el 90% en varones de 80 años
.


Subscribirse a nuestro boletín electrónico Plantago

* Campos obligatorios